Cuando Janine Contreras, delegada de España de la Confrerie de Chevaliers du Tastevin de la Borgoña, me habló de la Cofradía y de su interés en proponerme para entrar a formar parte de ella nunca imaginé esta experiencia y los momentos vividos en Dijon en noviembre de 2019.

La Cofradía de los Caballeros de Tastevin es una de las entidades más prestigiosas y selectas del mundo dedicada a la difusión de las bondades de los vinos.
Fue fundada en 1934 en la región de la Borgoña Francesa y esta formada por cerca de 12.000 miembros de todo el mundo.

Es para mi todo un honor ser la segunda mujer del país, la primera es Janine Contreras, y la primera productora de vino española en pertenecer a esta Cofradía.

Decidí compartir esta experiencia en familia, con mi madre, Nieves Vicente y mi tía Pilar Chaleyssin a la que recogimos en Montpellier de camino a Dijon.

Además viajaron desde España unos compañeros de lujo, los ya Chevaliers du Tastevin, Jesus Guilabert, empresario de Crevillente y el profesor Jorge Alió acompañados por sus esposas. También fue entronizada Wei Wang, empresaria afincada en Alicante.

El viaje fue una gran experiencia.

¿Quién no querría conocer una de las zonas vitivinícolas más importantes del mundo?

Son muchos los motivos que me atraían de esta zona de Francia hasta entonces desconocida para mi.
De la zona de la Borgoña una de las cosas que más me interesó es que la atención esta en el viñedo. A pesar de las modas, este tipo de viticultura ha sido siempre la predominante en la Borgoña sin dejarse influir por las tendencias. Mi visión coincide totalmente en centrar el esfuerzo en la viña.

Los vignerons siempre tuvieron su atención más en el suelo y en las cepas que en la sala de elaboración. Lo habitual es trabajar en orgánico, en biodinámico y bajo preceptos racionales usando las técnicas que se han usado toda la vida con muy buenos resultados. Me encanta leer sobre esta zona que no se trata de recuperar la tradición sino seguir con la tradición, trabajar como lo hicieron sus abuelos y los abuelos de estos. La cercanía y contacto con la tierra es la seña de identidad de estos vinos y sus elaboradores.

En la Borgoña el terroir alcanza su máxima expresión dando vinos delicados y elegantes como los que más.

Siempre me ha interesado la clasificación de los vinos en Francia de lo más general a lo más concreto, definidas por zonas, subzonas, pueblos, parcela o Cru y productores tan distinta a la clasificación en España.
AOC. Regionales, AOC Villages, AOC Premier Cru y Grand Cru.

Muchas de las personas que han viajado a la Borgoña han coincidido en que es la zona vinícola más emocionante de Francia.

Fueron unos días muy intensos conociendo a personas muy interesantes, con visitas, catas, degustaciones, la feria gastronómica de Dijon…… Pero siempre recordaré un momento único: la entrada al Clos de Vougeot para la entronización. Anochecía pero todavía se entreveían las siluetas de los viñedos que rodean el Clos. El coche se adentraba en un camino empedrado y al fondo lucia imponente la sede de la Confrerie des Tastevins con un halo de luz mágica. Llegamos a la entrada y al bajar se escuchaban de fondo las trompetas y cornetas que recibían en el patio del castillo a los mas de 500 invitados a la gran noche. Un momento mágico que nunca olvidaré. ¡Hasta donde me había llevado M de Alejandría! Un pequeño proyecto personal de una hectárea y media de moscatel en Teulada-Moraira en la provincia de Alicante.

¡Gracias Janine! Nunca imaginé vivir algo así.

Abrir chat