fbpx

M de Alejandría

M de Alejandría es un sueño de muchos años que empezó a cumplirse en 2014.

Es el fruto de la pasión por la tierra y las viñas y la dedicación de un pequeño, pero gran equipo. Las Uvas de M de Alejandría crecen en la finca La Alberca en Teulada-Moraira, Alicante y el vino es elaborado por Daniel Belda, Viticultor y Enólogo, de Bodegas Belda en Fontanars dels Alforins, Valencia.

M de Alejandría es un vino dulce y el proceso para su elaboración es la congelación de uvas moscatel. Una variedad única trabajada con mucha pasión desde el campo a la bodega nos dio sus primeros frutos con la cosecha de 2017.

En 2017 el viñedo nos regaló las primeras 1200 botellas de M de Alejandría, una serie limitada y numerada con el objetivo de hacer tus momentos especiales más dulces. Actualmente estamos en el mercado con las 2400 botellas de la Vendimia 2018.

Esta es la historia de M de Alejandría, espero que lo pruebes, que te guste y que lo disfrutes tanto como hemos disfrutado el equipo que lo hemos creado.

Vendimia 2018. 2400 botellas. 2400 momentos que compartir.

Cristina Rodriguez Vicente

 

Mi Viña

En Teulada-Moraira, Alicante, en un entorno privilegiado, se encuentra la finca La Alberca. La casa familiar esta rodeada por una hectárea y media de viñas que fueron plantadas en 2014 en espaldera.

La variedad elegida, no podía ser otra que el Moscatel de Alejandría, cultivado desde antaño en la zona y conocido históricamente por su aroma y sabor. Recuperábamos así una zona antigua de viñedo que conformaba el clásico paisaje de este rincón junto al mediterráneo.

La pasión por la tierra y la viña, las tierras fértiles, la proximidad de la costa y la climatología son el resultado de este pequeño proyecto.

Gracias a los cuidados y el mimo a la tierra y a las viñas, en septiembre 2016 pudimos degustar las primeras uvas. Un momento único que nos indicaba que estábamos en el camino.

Mi Vino

 

Con las primeras uvas en 2016 pudimos hacer una pequeña prueba de lo que seria M de Alejandria.

Hemos apostado por una variedad única, el moscatel, que trabajado con mucha pasión desde el campo hasta la bodega, se convierte en un vino dulce que puede acompañar los momentos especiales de los clásicos y nuevos amantes del vino. Nuestro objetivo ha sido conseguir un Vino Dulce capaz de conquistar a los paladares más exigentes.

Se trata de un proyecto personal muy especial y es por ello que hemos querido cuidar todos los detalles. Desde las manos expertas que han cuidado las viñas y que han elaborado el vino hasta su presentación para poner en valor M de Alejandría, el vino dulce fruto de nuestras viñas.

Mi Sueño

 

¿Papá, algún día nosotros también haremos nuestro vino, verdad?

Cada año por Navidades uno de los mejores amigos de mi padre nos regalaba una botella de vino que elaboraba el. Me parecía algo fascinante….Poder compartir el trabajo y esfuerzo de todo un año. Siempre soñaba que algún día yo también haría mi propio vino y podría regalarlo a mis amigos por Navidad. 

Este sueño de muchos años, empezó a hacerse realidad en 2014.Gracias a todos los que a lo largo de estos años os habéis cruzado en mi camino y habéis compartido este sueño conmigo y hemos ido añadiendo las pequeñas dosis de locura necesarias para que se haga realidad. 

Si, Papá! Hemos cumplido nuestro sueño! Tenemos nuestro vino! Seguro que desde donde estés, sonreirás y volverás a decir… “ Si, si… haremos un vino»